Repasa las competencias de lectura y matemáticas en vacaciones de manera divertida

Durante el periodo de vacaciones, los menores pueden perder las nuevas competencias adquiridas durante el año escolar.

0
44
Competencias
Imagen cortesía

En promedio, los estudiantes pierden dos meses de competencias en lectura y casi tres meses de habilidades en matemáticas durante las vacaciones. Eso significa que tienen que volver a aprender esas competencias antes de poder avanzar con el nuevo material en el siguiente año escolar. La buena noticia es que padres, madres y otros cuidadores pueden ayudar a minimizar las pérdidas de aprendizaje, afirma Maegen Storm, miembro del personal de enfermería especializada del Sistema de Salud de Clínica Mayo en Minnesota.

Esto no significa necesariamente inscribir a los niños en cursos vacacionales o escuelas de verano, sino que se debe integrar intencionalmente el aprendizaje y la práctica de competencias en las actividades cotidianas.

Con este objetivo, la experta de Clínica Mayo hace las siguientes recomendaciones:

  • – Empezar una rutina de lectura de verano de al menos 20 minutos al día.
  • – Dejar que los niños elijan su propio material de lectura, aunque esté por debajo de su nivel escolar.

En el supermercado o tienda, pídales a los niños hacer lo siguiente:

  • – Escribir la lista de los alimentos.
  • – Leer los carteles de la tienda.
  • – Pesar los productos.
  • – Usar una calculadora para sumar la cuenta de los alimentos mientras hace la compra.
  • – Comparar varios artículos, tamaños o cantidades para determinar el mejor precio.
  • – Contar la cantidad de artículos que hay en el carrito.

En la cocina, utilice la preparación de alimentos para que sus hijos practiquen los números y las matemáticas de las siguientes maneras:

  • – Medir el tamaño necesario del sartén.
  • – Leer las recetas en voz alta.
  • – Medir los ingredientes secos y líquidos.
  • – Contar la cantidad de ingredientes.
  • – Cortar frutas y verduras en tamaños específicos, como 1/2 manzana o 1/4 de plátano.
  • – Dividir los alimentos en porciones durante las comidas.

En el automóvil, ya sea durante un viaje corto o largo, pida a sus hijos que hagan lo siguiente:

  • – Cantar canciones.
  • – Practicar ortografía mediante un concurso de deletreo.
  • – Repasar operaciones matemáticas, como contar de dos en dos o usar las tablas de multiplicar.
  • – Localizar objetos que empiecen por cada letra del abecedario.
  • – Leer en voz alta las señales de tránsito y las vallas publicitarias.
  • – Practicar indicaciones, como girar a la izquierda o hacia el sur.
  • – Desactivar las indicaciones verbales de una aplicación de mapas y leer las indicaciones en voz alta.
  • – Escuchar podcasts orientados a niños sobre temas como la ciencia, el espacio o los misterios.

En el parque, participe en el aprendizaje integrando lo siguiente:

  • – Buscar e identificar diferentes hojas, árboles, rocas, insectos, nubes, flores silvestres y malezas.
  • – Participar en una caminata gratuita planificada
  • – Investigar el nombre del parque y su origen.

En la biblioteca, los niños pueden explorar estos recursos gratuitos:

  • – Elegir algo nuevo, como historietas, revistas, libros de cocina o grabaciones musicales.
  • – Visitar las exposiciones y eventos especiales de la biblioteca.
  • – Hacer un estudio en profundidad de una persona, lugar o evento histórico.

En un viaje o vacaciones, ya sea un fin de semana o más días, puede abrir un mundo de nuevas experiencias y aprendizaje al hacer lo siguiente:

  • – Investigar el lugar al que se dirige, qué actividades se pueden hacer, conocer la historia del lugar, cómo se llega y mucho más.
  • – Dejarlos que planifiquen sus viajes en un mapa de papel que puede descargar e imprimir.
  • – Pedirles que lleven la cuenta de los kilómetros recorridos, el combustible y los gastos.
  • – Crear un álbum de fotos de experiencias y descubrimientos grandes y pequeños.

-En casa, pruebe algunas de estas actividades para estimular el aprendizaje:

  • – Jugar juegos de mesa y de cartas, armar rompecabezas comunes y de palabras, como crucigramas y sudokus.
  • – Practicar con los más pequeños competencias de destreza, como atar o ajustar los cordones de los zapatos, abrir cremalleras o abrochar botones de las camisas.
  • – Practicar competencias de dactilografía enviando mensajes por correo electrónico.
  • – Organizar una búsqueda del tesoro en el jardín. Los niños mayores pueden hacerlo solos.
  • – Crear un club de lectura o intercambio de libros en su barrio.
  • – Crear un álbum de recortes con fotos del verano, textos y objetos encontrados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí